El factor K: La importancia de saber dónde nos hemos infectado

El factor K: La importancia de saber dónde nos hemos infectado

Es sabido que no todos los contagios de Covid-19 se producen de la misma manera, de hecho, la gran mayoría de casos se asocian a eventos concretos o a los llamados «supercontagiadores».

Son muchos los casos en los infectados transmiten la enfermedad y otros en los que un sola persona contagia a varios.

¿Es un aspecto positivo o negativo?

Ambos, dado que por una parte es más fácil controlar los eventos en los que se han producido los contagios, evitando bloqueos de países enteros y las consecuencias que comportan estos bloqueos.

Sin embargo, por otra parte, requiere de un extenso trabajo para los rastreadores encargados de detectar la cadena de infección dentro de esos eventos.

¿Sigue la Covid-19 el mismo patrón que la gripe?

Inicialmente se estableció el factor R, que hace referencia a el número de casos que se producen a raíz de un sólo caso. Es decir, sin un infectado contagia a tres personas, estas tres contagiaran a otras 3 y así sucesivamente. Este es uno de los patrones que sigue la gripe común.

Sin embargo, estudios recientes anuncias que la Covid-19 puede no funcionar de la misma manera que la gripe, sino que los contagios se producen en grupos determinados de personas.

Estudios de la London School of Hygiene & Tropical Medicine y Nature han indicado que un número reducido de eventos con unos pocos enfermos son los responsables de parte de los contagios.
¿Cómo puede ser? Porqué estos infectados son personas con una carga vírica elevada y/o con una amplia vida social, si sumamos este dato a eventos donde haya una mala ventilación o un contacto muy estrecho, se estima que entre un 10 y un 20% de los casos producen cerca de un 80% de las transmisiones totales.

Como ejemplo imaginemos: Si hay 5 infectados, dos de ellos posiblemente no infecten a nadie, mientras que otros dos infectarían a una persona cada uno y el quinto infectaría a 8.

Científicos miden la transmisión de la Covid-19 a través del factor K

El factor K o de dispersión, es el utilizado por científicos para saber como se producen las transmisiones.
Cuanto menor sea este factor, más transmisiones se producen en grupos de personas.

Estamos hablando de que el factor K de la Covid-19 puede alcanzar el 0,1, menor que otras grandes epidemias padecidas a lo largo de la historia como el SARS (0.16) o el MERS (0.25) y aun mucho menor que la gripe común (1).

Estos eventos donde se producen los contagios se denominan clusters y se producen de la siguiente manera:

Un enfermo infecta a 16 personas, y de estas 16 personas tan solo 8 contagian a uno más. Sin embargo, 1 de esos 8 contagios puede provocar 7 contagios adicionales.
Es justo en ese contagio a 7 personas donde se pasa al brote.

La importancia de los clusters

En España aún no se ha dado la importancia que requieren los clusters (grupos de personas donde tienen origen los contagios), si se diera la importancia necesaria se podría conseguir mejorar nuestro conocimiento de los brotes e implementar una nueva forma de rastrear los casos positivos.

De conocer bien los clusters, se podrían implementar medidas concretas a los lugares y circunstancias donde los brotes tiene más probabilidad de producirse.

España y otros países ante la actuación de la Covid-19 a través de clústers

En Japón se ha estudiado detenidamente la importancia de los clusters, es por ello que a pesar de que su curva epidemiológica a sufrido altibajos, su peor momento corresponde al mejor momento de España durante toda la pandemia, donde los fallecidos por millón de habitantes es 50 veces menor que aquí.

En otros países, como Corea del Sur, han seguido el mismo camino que Japón y sus estadísticas reflejan lo siguiente:

¿Deberíamos invertir el rastreo?

Llegar al origen del brote puede ser una de las mejores estrategias para detener las cadenas de contagio. Actualmente se rastre hacia delante, es decir, si se produce un contagio, se busca los contactos a los que este podría haber contagiado. Pero, no nos preguntamos donde se ha producido el primer contagio.

¿Por qué deberíamos considerarlo? Porqué, seguramente, ese primer contagio pertenece a ese 10-15% de la población responsable del otro 80% de los contagios.

Conoce más información en El País.


Descubre otras novedades relacionados con +CovidAPP y la Covid-19 en nuestras noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *